El accidente de Daniil Kvyat fue espeluznante. Faltaban poco más de medio minuto para el final de la Q3 del GP de Japón de Fórmula 1 y todos los pilotos iban lanzados en busca de mejorar sus registros. Nico Rosberg ostentaba el mejor tiempo seguido de cerca por su compañero Lewis Hamilton. Ni Fernando Alonso y Carlos Sainz estaban ya en pista, eliminados en la Q2, y los Williams y los Ferrari peleaban por copar la segunda línea de la parrilla.

Zidane, el genio del fútbol, cumple 43 años

El inicio de la reconquista en España