El accidente de Daniil Kvyat fue espeluznante. Faltaban poco más de medio minuto para el final de la Q3 del GP de Japón de Fórmula 1 y todos los pilotos iban lanzados en busca de mejorar sus registros. Nico Rosberg ostentaba el mejor tiempo seguido de cerca por su compañero Lewis Hamilton. Ni Fernando Alonso y Carlos Sainz estaban ya en pista, eliminados en la Q2, y los Williams y los Ferrari peleaban por copar la segunda línea de la parrilla.

Eduardo Inda incendia las redes sociales

Día triste para el fútbol en Italia

El "Dios" del fútbol cumple 28 años