Los lunes son un mal día. Si has tenido un buen fin de semana los lunes son horribles por tener que volver a madrugar y si han sido un asco de no moverse del sillón tenemos un problema porque lo que menos nos apetecerá será volver el lunes a la rutina. De una forma o de otra, tendrían que inverntar una pastilla para que los lunes fueran menos mortífero de lo que son.

Alfonso Alonso, el nuevo "hombre fuerte"

Laporta, el político del deporte

Mariano Rajoy en Onda Cero