Los dos partidos tradicionales se consolidan junto a los dos emergentes, Podemos y Ciudadanos, como las fuerzas políticas de mayor entidad en España. La novedad está en que, tras las elecciones locales y autonómicas del pasado 24 de mayo, el orden en la preeminencia se ha trastocado. El PP sube al primer puesto y desplaza a Podemos a la tercera posición, en tanto que el PSOE se coloca el segundo, en empate técnico, según el informe de Metroscopia de junio. Ciudadanos se descuelga de los anteriores al descender más de seis puntos en dos meses. De su descenso se beneficia el PP, sobre todo, y algo el PSOE.

Muere Zoco, una leyenda del fútbol

Feliz jueves para todos los que hacéis posible este sueño