No entendemos nada. Durante la sesión de control el Partido Socialista se ha mostrado absolutamente eufórico de los resultados que ha obtenido en las regionales pese a ser uno de los peores resultados de toda su historia. El problema es que el PP sigue centrado en creer que con ganar las elecciones es suficiente y, lamentablemente no es así. En fin, volvemos a la España de charanga y pandereta.