España es consciente de la importancia de ser "amigos" de Alemania y por ello no ha dudado García Margallo en "vender" las bondadades de nuestro país con el firme objetivo de lograr que Merkel "nos siga queriendo" como hasta ahora.