Madrid ha celebrado el Día Europeo sin coches con un atasco importante en las zonas fronterizas a una de sus arterias principales. El Ayuntamiento ha cerrado la Gran Vía al tráfico privado entre las 10 y las 14 horas entre las calles San Bernardo y Hortaleza y el resultado fue el colapso desde la calle Princesa hasta Plaza de España y del Paseo de Recoletos, según comprobó este medio y ratificaron agentes de movilidad encargados de restringir el paso de los vehículos al centro. "Ha sido un caos total, sobre todo en Plaza de España y entre Colón y Cibeles", ha asegurado un agente en plena Gran Vía. "No se ha informado lo suficiente a los ciudadanos. Mucha gente no tenía ni idea de qué iba esto. Ha habido muchas quejas, sobre todo de los transportistas", ha añadido otro compañero.

Día triste para el fútbol en Italia

¿Qué le está pasando a la izquierda de este país?