Madrid ha celebrado el Día Europeo sin coches con un atasco importante en las zonas fronterizas a una de sus arterias principales. El Ayuntamiento ha cerrado la Gran Vía al tráfico privado entre las 10 y las 14 horas entre las calles San Bernardo y Hortaleza y el resultado fue el colapso desde la calle Princesa hasta Plaza de España y del Paseo de Recoletos, según comprobó este medio y ratificaron agentes de movilidad encargados de restringir el paso de los vehículos al centro. "Ha sido un caos total, sobre todo en Plaza de España y entre Colón y Cibeles", ha asegurado un agente en plena Gran Vía. "No se ha informado lo suficiente a los ciudadanos. Mucha gente no tenía ni idea de qué iba esto. Ha habido muchas quejas, sobre todo de los transportistas", ha añadido otro compañero.