La Guardia Civil investiga si un cráneo hallado en la población de Vecindario (Gran Canaria), donde desapareció el niño Yéremy Vargas en 2007, pertenece al menor. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha pedido prudencia hasta que los forenses comprueben si los restos óseos son del niño. Yéremi Vargas desapareció sin dejar rastro en 2007, cuando tenía siete años. Los restos que se han encontrado en Vecindario (municipio de Santa Lucía de Tirajana), han sido trasladados al juzgado, que los remitirá al instituto anatómico forense. Los investigadores los cotejarán con las muestras de ADN de los padres del niño desaparecido y si, se encuentran en buen estado, los resultados podrán conocerse en las próximas 48 horas, según fuentes cercanas al caso.

El inicio de la reconquista en España

Día triste para el fútbol en Italia

Ylenia, la nueva "reina" del Choni Tecno