Cada día es diferente, llega el momento de despertarse y de soñar con un día agradable hasta que finalmente te das cuenta de que la vida no siempre es agradable. Por eso tengo una máxima. Todos los días no son bonitos pero siempre hay cosas bonitas cada día.

Brutal incendio en Murcia

Posible salida de Grecia del euro

Por el futuro de España